Calamarcitos con cebolla y garbanzos

 

1. Se cortan las cebollas tiernas para sofreír y reducir en la cazuela a fuego bien pochada con vino blanco; se ha de trabajar y estar atento para que no se queme la cebolla.
2. Los calamarcitos se limpian y se cortan a rodajas.
3. Una vez la cebolla está a punto se incorpora, pochamos también daditos de pimiento rojo y berenjena, y a continuación le añadimos los calamarcitos.
4. Se puede añadir un poco de caldo para después ponerle los garbanzos previamente cocidos.