La cerveza artesana, una tendencia que llegó para quedarse

cervesa artesana

La cerveza, la que te saca la sed en los días de verano, está cambiando cada vez más y ya no es una simple botella producida en serie sin cura ni atención. Ahora se ha convertido en pequeños tesoros que se miman en las micro cervecerías. Hablamos de la cerveza artesana, que pasa por un largo proceso de elaboración para conseguir un color y un sabor inconfundible que te propone hacer un viaje a los orígenes.

Imaginaos un local pequeño con no más de 5 trabajadores donde hay poca maquinaria y la creación de la cerveza depende totalmente del factor humano. El maestro cervecero muele la malta, añade el lúpulo y prepara la bebida con toda la paciencia del mundo, nada comparable a las gigantescas naves industriales donde se hacen centenares de unidades diariamente. Los consumidores saben que no es el mismo y los datos lo reafirman: en 2016 la producción de cerveza artesana superó los tres millones de litros y 105 empresas en todo el país lucharon para vender su marca. Los números no mienten!

cervesa artesana 2

Las diferencias

La cerveza artesana no es un simple capricho, como el contrato de el Neymar por el Madrid, sino que es el resultado de largos procesos de pruebas y de errores que acaban encaminando a una receta donde el maestro cervecero aporta su personalidad. Los ingredientes seleccionados son escogidos  a conciencia, con productos de proximidad, ya que importa más la calidad que la cantidad. Pensad que pasa por un proceso de doble fermentación, donde se obtiene un gas totalmente natural y no un Co2 prefabricado. ¿Entendéis ahora de donde sale esta barriguita cervecera?

cervesa artesana

Tipos de cerveza artesana

Como las cervezas tradicionales, de artesanas hay de diferentes tipos, según su fermentación. Puedes encontrar la Lager que son espumosas y suaves, la Ale con cuerpo y sabor muy marcado y, por último, las de fermentación espontánea que no utilizan levadura. Si queréis ir a probarla tenéis que viajar, ya que sólo se produce cerca de Bruselas. Una buena ocasión para visitar la ciudad y probar el tipo de cerveza más antiguo de la historia. Por otro lado, si queréis ser valientes y probar cosas nuevas hay cervezas muy curiosas: con sabor a pizza, a pollo frito, regaliz o incluso con sabor a chocolate.

Se acaba el reinado de la cerveza rubia

España es un país cervecero no tanto como Alemania o República Checa, pero no está mal. Hasta hace pocos años, la cerveza tenía un mercado totalmente homogéneo donde la rubia reinaba en solitario. Pero las microcervecerías insistieron sin cesar y, un buen día,  tuvieron su oportunidad. El estómago de los españoles ya estaba preparado para las cervezas gourmet y empezaron esta aventura. Ejemplo de esto es el certamen del Barcelona Beer Festival que se organiza del 16 al 18 de marzo.  Diez años antes, poca gente conocía la cerveza artesana y ahora, se encuentra al alcance de todo el mundo y de todos los bolsillos.

La próxima vez que miréis un partido de fútbol y queráis la bebida por excelencia, aparcáis por un rato la típica cerveza del bar de toda la vida y arriesgaos a probar nuevos sabores. La cerveza artesana seguro que os sorprende!