En tiempos de Coronavirus, Monas de Pascua. ¡Hagámoslas juntos!

Sin lugar a duda esta será una Pascua muy diferente a lo que estamos acostumbrados y acostumbradas. No tendremos esas comidas animadas, y a veces un poco locas, con nuestros abuelos/as, padres y madres, hermanos/as, cuñados/as, suegros/as, hijos/as… Pero no por ello tiene que ser una Pascua aburrida, ya que podemos hacer que estas fiestas sigan siendo especiales y sean una excusa más para activar la cámara del Skype, y seguir en contacto con nuestros familiares.

Es verdad que los padrinos no podrán sorprender a sus ahijados/as con esas monas llenas de ilusión y cariño pero no está todo perdido, y es importante creer que esto pasará y volveremos a tener esas discusiones después de comer con ese cuñado que a veces te gustaría tirarle un pan a la cabeza, o con esa suegra que te saca los colores. Pero lo más importante es que volveremos a darle ese beso tan tierno en la frente a nuestros familiares, y decirles lo feliz que nos hace poder brindar un año más con ellos y ver a nuestros pequeños correr con sus primos, y escucharlos reír a carcajadas.

Este momento llegará, pero para pasar estos días y que los más pequeños de la casa tengan su mona de Pascua, que con tantas ganas esperan, os vamos a explicar cómo podemos hacerlas en casa.

¿De dónde viene esta tradición de la mona?

El nombre de la “mona”, tal y como varias fuentes señalan, proviene del término árabe munna, que significa “provisión de la boca”, regalo que hacían los moriscos a sus señores. Sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento. En la actualidad, la tradición se basa en que son los padrinos o abuelos los que regalan la Mona a su ahijado/a el Domingo de Pascua, después de la misa (aunque también es tradición hacerlo el Lunes Santo, siendo “el día de la Mona de Pascua” aquí en Catalunya).

Tradicionalmente, se pone en ella el mismo número de huevos que años tenga el niño/a. Realizándose de esa manera hasta su primera comunión o cumplidos los doce años de edad. Aún así, padrinos y abuelos conservan la tradición y pasada la edad, le continúan regalando a su ahijado/a como señal de cariño y ternura.

Cabe añadir que esta tradición es típica de las regiones aragonesa, valenciana, catalana, castellana (manchega) y de ciertas zonas de la región de Murcia. Pese a que en el resto de las zonas no se regalen monas como tal, sí que está la tradición de regalar huevos de Pascua.

¡Curiosidad! en la mitología egipcia, el huevo simboliza al Ave Fénix que se quemó en su nido y más tarde volvió a renacer. Por tanto podríamos decir que ahora, más que nunca, tiene sentido celebrar esta fecha.

Tipos de mona que podemos encontrar y cómo prepararlas

Roscón tradicional: haz clic aquí

Os dejamos cuatro recetas fáciles del roscón tradicional. Será un dulce increíble que puedes preparar con los peques de la casa y luego disfrutar en familia.

Tarta de chocolate con huevo de Pascua: haz clic aquí

Para los más golosos, os dejamos esta receta de puro chocolate y fácil de hacer. Recuerda que en la parte superior puedes colocar los juguetes favoritos de los peques y personalizarlo tanto como quieras.

Mona de pascua de xocolata

Mona de Pascua sin gluten ni lactosa ni clara de huevo: haz clic aquí

Para que todos/as podamos disfrutar de una mona de Pascua.

Mona de pascua sense gluten

Más recetas que te pueden interesar: haz clic aquí

Así que lo más importante es disfrutar cocinando juntos y luego te proponemos que hagas un mini vídeo para poder compartirlo con los que están lejos. ¡Recuerda!

–         Lavaros las manos muy bien antes de cocinar y ¡siempre!

–         Hacer una buena lista de la compra con todo lo que necesites para salir lo menos posible.

–         ¡Disfruta y sé positivo!

Y para acabar, si queréis recordar buenos momentos de hermandad y monas, os dejamos aquí el enlace de la actividad que celebramos en una de nuestras salidas a comarcas (haz clic aquí), en este caso en Osona – Cantonigros, donde disfrutamos de la fabulosa Mona que nos obsequió nuestro querido peñista y maestro pastelero Jordi Pallarès, hecha en el obrador de su Pastelería Solé Pallarès, situada en el pueblo de Oliana.

Cantonigros