“COMIDA DE VENDIMIA” – “BODEGA TOMÀS CUSINÉ” – EL VILOSELL (LES GARRIGUES)

Date: 19 Sep 2015
Cat: Salidas a comarcas


Tiempo de vendimia y más de 50 peñistas han ido al pueblo de “El Vilosell”, en la comarca de Les Garrigues, en Lleida, para celebrar el “Comida de Vendimia” en la bodega “Tomàs Cusiné”.

Espléndida salida con un clima fantástico, con anfitriones excepcionales como Tomàs Cusiné, Xavier Cepero, y también el alcalde de El Vilosell Jordi Nogué.

Al llegar a El Vilosell, los peñistas han visitado este pequeño pueblo muy bien conservado de unos 200 habitantes recibiendo explicaciones de los anfitriones, se ha visitado el mirador del arzobispo donde allí mismo se ha disfrutado del vino blanco “Auzells” de Tomàs Cusiné, una mezcla de 5 variedades que ha encantado a los peñistas, y también el mirador municipal, más elevado y desde donde las vistas regalaban una panorámica maravillosa del pueblo y de Les Garrigues.

El pueblo conserva dos tiendas originales de hace más de un siglo como exposición donde se puede comprobar como trabajaban y cuales eran los objetos de la época, una de ellas “Ca La Felipa”, mezcla de colmado y kiosko, y “Cal Pastisser” que era la panadería del pueblo. Muy entrañable.

La casualidad ha querido que algunos peñistas se encontraran junto con el alcalde con la residente de más edad del pueblo, ¡97 años!, muy despierta, una joya.

Al terminar los peñistas han ido a la bodega Tomàs Cusiné en la Plaça Sant Sebastià y allá han podido catar el primer mosto del año, así como comporbar las magníficas instalaciones con barricas de 500 y 220 litros, donde se ha catado el “Finca Comabarra” 2011, espléndido tinto con tres variedades distintas, garnacha, syrah y cabernet sauvignon.

Ha habido tiempo de comprar vinos “in situ” antes de ir a los viñedos, un recuerdo para compartir con la familia y amigos de estos vinos tan bien elaborados.

En los viñedos, más de 30 hectáreas que se dice rápido, los peñistas se han recreado con el paisaje, por un lado el propio pueblo de El Vilosell y por otro una multitud de viñedos de distintas variedades como macabeo, sauvignon blanc, syrah, garnacha, cabernet, chardonnay, riesling, etc.Espectacular.

Un brindis por estas tierras y la labor que se refleja en este vino, y de bienvenida a los peñistas, con el “Cara Nord” blanco, que no se hace exactamente en estos viñedos que son D.O. Costers del Segre, sinó a unos diez minutos en otros viñedos que se encuentran en la cara norte de las montañas de Prades, ya D.O. Conca de Barberà, también propiedad de Tomàs Cusiné.

Los peñistas se han hecho una sensacional fotografía con los viñedos y El Vilosell al fondo, un gran recuerdo.

Ya en la mesa y en medio de los viñedos, ha empezado el “Dinar de Verema” con todos los peñistas con un sombrero de paja que ha servido para protegerse del sol y que muy amablemente han regalado a los peñistas los amigos de Tomàs Cusiné.

El Presidente de la Penya Gastronòmica Barça Pere Duran ha agradecido a Tomàs Cusiné y su equipo el magnífico recibimiento, asimismo al alcalde Jordi Nogué, y sobretodo a todos los peñistas por su participación.

También ha agradecido al maestro pastelero de Oliana y peñista de la Penya Gastronòmica Barça Jordi Pallarès su colaboración con la excelente mousse de moras y frutos del bosque, así como pastas dulces que ha llevado muy gentilmente a la comida, una delicia.

Aplausos de los peñistas primero para Pere Duran y también para Tomàs Cusiné al dedicar unas agradecidas palabras.

Comida para disfrutar con verduras del huerto de Lleida, como buenas lechugas, tomates y pimientos escalibados; excepcionales caracoles a la gormanda y muy buena brasa con la esperada longaniza de Lleida, butifarra negra, panceta y cordero.

Los peñistas han podido comprobar como tienen la “mano rota” con los caracoles así como la merecida fama de la longaniza de Lleida.

La comida no podía estar mejor acompañada que con tres vinos tintos para “tirar cohetes” de Tomàs Cusiné, el “Vilosell”, el “Geol” y el “Finca Comabarra”; magníficos coupages donde destaca el equilibrio y la amplitud de matices, tres verdaderos tesoros.

Una gratísima sorpresa el vino para finalizar con los postres, el “Dolç del Vilosell”, vino tinto especial que no se comercializa.

Al terminar, los peñistas se han desplazado caminando desde los viñedos hasta la bodega Tomàs Cusiné y allí tanto Tomàs como su esposa y el alcalde Jordi Nogué han abanderado la bandera del Barça como despedida.

Muchas gracias amigos de El Vilosell y de la bodega Tomàs Cusiné por vuestra hospitalidad y generosidad, por compartir vuestra cultura y pasión; los peñistas del Barça os estamos infinitamente agradecidos, ya tenemos ganas de volver, ¡hasta muy pronto!

¡Visca el Barça y la Gastronomía!