Fútbol, amigos y calçots

Calçots

¿Qué haréis el fin de semana? Hay una cebolla alargada que se come con babero de cuadros rojos que pide vuestra atención. Sí, es él. Ha llegado el mes de enero y los calçots ya han salido de la tierra, dado que se encuentran en plena temporada.

Es tiempo de calçotades, donde su magnífico ritual festivo nos hace reunir a los amigos y a la familia para disfrutar juntos de este producto catalán tan característico. ¿Qué mejor idea para finales de invierno y principios de primavera que juntar a la abuela, el cuñado y la suegra en una mesa larga para compartir un porrón de vino y pelearse para quien hace la salsa romesco? Puede que haya otros platos para antes de un derbi, pero ninguno como comer uno de los platos más típicos y gustosos de Cataluña.

Su historia comienza cuando un buen hombre llamado Benaiges descubrió “la cebolla de la alegría” por casualidad. Estaba en su masía de Valls i de repente, cogió unas cebollas viejas, empezó a discernir las piernas, le cortó las raíces y las puso sobre una llama. Le gustó tanto ese sabor que fue probando hasta llegar el procedimiento que conocemos todos. Hoy en día, si unimos los calçots y un buen partido del Barça, podemos tener una gran velada.

calçots 2

Els calçots como delicatesen                                                     

En los años 30 antes del boom del calçot, esta hortaliza era un plato de día de fiesta. Hacer una calçotada era un habitual de las familias de Valls en los días de celebración. Eso cambió cuando llegó la Penya Artística de l’Olla, que empezó a hacer calçotades y a invitar a “la creme de la creme” de Barcelona, a personas del mundo artístico y cultural. Poco a poco esta celebración de buen comer y desenfreno se hizo tan famosa a largo del país que se popularizó.

Prueba que el calçot y Valls han ido siempre de la mano, en el año 1995 la Generalitat de Catalunya denominó el Calçot de Valls producto IGP (Indicación geográfica Protegida) para que sus medidas y manera de cultivarlo se distinguieran de las otras y se protegiera su excelente calidad.

calçots 3

Propiedades nutricionales

Nuestro amigo larguirucho tiene propiedades diuréticas, mucha fibra i es uno de los alimentos que actúa como antibiótico natural. Es decir, que comer calçots  es acertar seguro en salud. Pero cuidado, todos sabemos que en una calçotada no nos dedicamos solamente a comer esta cebolla y mojarla en romesco dado que siempre caen patatas al caliu o costillas a la brasa. Eso ya no es tan saludable, pero un día es un día así que a disfrutar y parar de pensar en dietas.

El próximo 28 de enero en Valls tenéis la oportunidad de probar los mejores calçots hechos por los especialistas de esta hortaliza. Será la Gran Calçotada de Valls, una celebración popular con años de historia que no os podéis perder. Una buena oportunidad para oler las brasas, mirar los calçots sobre las tejas listos para comer y ver unos cuantos valientes que se disponen a batir récords en el concurso de comer calçots. Y por si os quedáis con ganas de más, recordad que a las 20:45 ¡el Barça se enfrentará al Alavés!