El movimiento Food Truck reina en los festivales de primavera y verano

La fiebre del street food ha entrado con fuerza en nuestras fronteras gracias al movimiento de las Food Trucks. ¿Quién no ha ido este verano de festival y se ha encontrado una camioneta antigua y totalmente transformada, con aire retro y lucecitas y carteles vistosos que invitan a degustar su oferta gastronómica?

Este fenómeno de venta ambulante de alimentos, muy popularizado y extendido en ciudades como Londres, Nueva York o Berlín, ha costado que entrara en nuestras tierras. Un hecho extraño, dado que podemos presumir de poseer una de las cocinas de vanguardia más innovadoras del mundo. Quizás la estricta legislación de los ayuntamientos con la venta de comidas no elaboradas en la vía pública ha sido un posible freno en este movimiento, que ahora vive su etapa dorada.

food truck 2

Sea como sea, las Food Trucks ofrecen una oferta gastronómica sin precedentes en el mundo del  street food, con una cuidadosa selección de productos de gran calidad y de proximidad, cocinados de forma innovadora y creativa en unas cocinas pequeñas pero muy bien organizadas debido al reducido espacio. Precios populares, originalidad, mucha estética y sostenibilidad son algunas señales de identidad que definen este nuevo concepto.

Sus cartas son totalmente personalizadas y especializadas. Con ingredientes artesanales, ofrecen propuestas creativas que hace que cada camioneta tenga su personalidad. Comida mexicana, tailandesa, vietnamita, americana, italiana o hindú, uno puede viajar por todos los continentes con sus especialidades. También hay las que dan un paso más allá, ofreciendo un único producto con muchas versiones como las croquetas, los churros, la butifarra, la hamburguesa, los fideos, las ensaladas o los mochis, unos postres dulces japonesas. Incluso la cocina vegetariana y vegana, así como la crudivegana, también  tienen cabida.

botifarra

Inicialmente enfocados al público joven y hipster, pero que se ha ido ampliando a todos los públicos, estos restaurantes rodados y aventureros están actualmente muy bien abanderados por chefs con estrella que se han apuntado a la moda, así como empresas aceleradoras de start-ups que ven de este nuevo concepto de negocio una oportunidad de oro en el sector de la restauración.

Si nos lo miramos con clave de negocio, muchas marcas relacionadas con la alimentación se han añadido en este concepto gastronómico sobre ruedas, dado que ofrece un reclamo publicitario muy potente. Un ejemplo es la “Jamoneta” de Sánchez Romero Carvajal, que va viajando por España ofreciendo su jamón ibérico de la Sierra de Aracena en festivales y otros acontecimientos. Una manera original de dar a conocer la marca y relacionarla con acontecimientos multitudinarios.

Jamoneta

De hecho, este nuevo modelo de negocio utiliza un nuevo reclamo para anunciar su itinerancia, las redes sociales y las páginas web.

Los gastro festivales que asentaron las bases de este tipo de comercios son el Van Van Market de Barcelona, el Street Food Festival  de Zaragoza y el MadrEAT, a pesar de que con el tiempo, otros festivales no relacionados con la gastronomía también se han apuntado a la moda Food truck. En el caso de Cataluña, el Palo Alto Market o el REC de Igualada son algunos.

Si queréis maravillaros con las propuestas gastronómicas que pueden llegar a ofrecer las Food trucks, no os perdéis el programa especial del Juego de Cartas del chef y periodista Marc Ribes, donde colaboran los chefs con una estrella Michelin: Jordi Esteve del restaurante Nectari, Fran López con el restaurante Xerta, y Joel Castanyé con su restaurante de tierras leridanas, La Boscanaestos dos últimos, peñistas de nuestra Penya.

¿Qué esperas para descubrir este nuevo movimiento gastronómico?