El diseño, factor clave en la alta gastronomía española

Hace unos años, con los máximos exponentes  de la alta gastronomía como elBulli, el Celler de Can Roca, Arzak o Mugaritz entre otros restaurantes, la cocina española se ganó un puesto privilegiado en el panorama internacional. Surgió a través de un conjunto de fuerzas, ya que el diseño también fue un factor clave para ofrecer innovación.

Desde entonces, cocina y diseño van de la mano y forman un interesante y revolucionario dúo que hace que la gastronomía española se proyecte al mundo. Diseño gráfico aplicado al etiquetaje de vinos, arquitectura de espacios, interiorismo aplicado a la decoración que envuelve al comensal o diseño industrial que aparece en los cubiertos, platos o aparatos de cocina novedosos. Estas son algunas disciplinas que han sorprendido al mundo gastronómico.

elBulli y Luki Huber, el tándem perfecto

Si nos fijamos en elBulli, la relación con el diseño industrial es palpable en todo tipo de objetos, que se diseñaron para engrandecer la experiencia sensorial del comensal. En 2001 comenzó la colaboración con Luki Huber, que supuso una verdadera revolución en esta relación entre la gastronomía y el diseño. No se trataba de realizar simples encargos, sino que el diseñador fuera parte del propio equipo del restaurante.

De esta unión nació todo tipo de utensilios, vasijas, cubiertos y aparatos para cocinar. Le han dedicado libros y toda clase de exposiciones. Incluso ha ganado algún premio de diseño como el Lucky Strike de Diseño de 2006. También se han sumado otros artistas y artesanos como Luesma & Vega, que trabajan el vidrio, cuya relación duró hasta el cierre del restaurante.

Realmente, muchos platos y técnicas de cocina no existirían sin el diseño. El famoso caviar falso “Imitación elBulli” usando la técnica de sferificación, ahora extendida en muchos restaurantes, es un ejemplo. De hecho, incluso han aprovechado máquinas para darles distintos usos: sopletes, sifones, algodonera de azúcar, taladradora, etc… su cocina parecía más un taller de bricolaje que un templo gastronómico.

El diseño y la gastronomía, seña de identidad en la cocina española

Otro ejemplo de buen diseño e ingenio es la Gastrovac, un aparato que sirve para cocinar al vacío a baja temperatura, desarrollado por los cocineros Sergio Torres (Cocina Hermanos Torres), Javier Andrés (La Sucursal) i la Universidad Politécnica de Valencia.

Muchos cocineros se han inspirado en el diseño para desarrollar su cocina y trabajar con la innovación. Uno de los primeros fue Andoni Luis Aduriz, de la mano de Atelier Laia. Su colaboración abarca desde el diseño de la carta-menú hasta la vasija o el interiorismo del local.

Otros en descubrir su potencial desde hacer tiempo, fueron nuestros peñistas y amigos, los hermanos Roca. El Celler de Can Roca ha creado aparatos de cocina como el Roner o el Rotaval que les ha permitido desarrollar nuevas técnicas y nuevos platos. Uno de los más famosos es “Gol de Messi”, que consiste en una pequeña escultura, medio balón con un trozo de césped y la recreación de un gol. Andreu Carulla colaboró en su diseño y es un postre que sorprende, junto con otro postre, Viaje a la habana, realizado con aroma de un habano de Partagás.

¿Qué nos depara el futuro?

Las nuevas generaciones de chefs españoles ya integran el diseño en su proceso creativo desde el primer minuto. Muchos incluso contratan a un diseñador para introducirlo en sus filas, de modo que cuidan todos los detalles, desde la web, pasando por la iluminación o la vajilla.

Al mismo tiempo, muchos diseñadores ya se orientan hacia la gastronomía de modo proactivo. El reto está en saber estar a la altura de lo que la alta cocina exige y darle una solución con mucha creatividad e ingenio. Esperemos que este exitoso tándem entre la gastronomía y el diseño siga durando en el futuro.