Descubre los tipos de helados que puedes encontrar en una heladería

gelats

Cuando pensamos en la imagen típica de verano, nos vemos remojándonos los pies en una playa con un helado a las manos para combatir el calor. Si nos volvemos nostálgicos, siempre recordaremos el mítico helado al corte con las dos galletas cuadradas en forma de sándwich. ¡Aquello sí que era el invento del siglo!

Con el tiempo nos hemos ido modernizando y ahora puedes encontrar todo tipo de sabores y dimensiones. Unos prefieren el cucurucho y otros la tarrina. Y siempre hay aquel intolerante a la lactosa que se tiene que conformar con un sorbete, dado que contiene agua en vez de leche. Si vamos a una heladería, tenemos un listado variado de estilos y opciones de helados que han ido emergiendo en los últimos años.

Tipos de helados que puedes encontrar en las heladerías

Empezamos con el clásico helado artesanal. Se prepara con azúcar y productos lácteos como la leche o la nata. Tiene que contener unos 475 gramos de leche por cada litro de su composición porque realmente sea denominado como tal. Es ideal para los pequeños de la casa, puesto que aporta calcio que ayuda a hacer crecer los huesos fuertes y sanos.

Otros helados artesanales, también deliciosos, son los de crema, que se elaboran con un mínimo del 8% de materia grasa de origen lácteo. Su consistencia es mucho más cremosa y se presta a ser mezclada con ingredientes como el chocolate, el coco o varias frutas. Este tipo de helado es de los más populares.

gelats de terrina

Los helados enrollados son de origen tailandés y ahora se están poniendo de moda en los países Europeos y en los Estados Unidos. Estos helados se elaboran al instante sobre una placa helada que puede llegar hasta los -30 °C. Con la ayuda de dos rasquetas, los ingredientes del helado se van mezclando rápidamente hasta que todo esté combinado. Los helados enrollados se personalizan con el sabor de la base que escoja el cliente. Solamente tarda unos cuántos minutos hasta que la crema y los otros ingredientes empiezan a hacerse sólidos con el frío. Cuando el helado está hecho, se extiende por la superficie de la placa en una capa fina y lo enrollan.

A continuación encontramos los helados de agua congelada, más industriales, que han ido ganando terreno con el dominio del frío a las cadenas de distribución. Se elaboran a partir de varios ingredientes mezclados cómo son el agua, zumos de fruta, azúcar, miel y, a veces, combinados lácteos que pueden ser aptos para veganos. Dentro de esta rama encontramos los sorbetes, muy populares en los meses de verano para ser refrescantes y para no empalagar tanto como los helados de crema o leche. Por los niños, uno de sus preferidos es el helado de palo con sabores de frutas como el limón, coco, fresa o naranja.

gelats de pal

Receta de limón helado

¡Aquí tenéis una receta de helado/sorbete del pastelero Jordi Bordas que podéis hacer en casa! Es perfecto para los calurosos días de verano y además, el limón es especialmente refrescante. Esto es el que necesitáis para hacerla:

Ingredientes: (para 6 limones):

6 limones que servirán como recipientes para el helado, 184 g de agua, 177 g de azúcar, 110 g de jugo de limón, 3 g de pela de limón rallado y 10 g de hojas de gelatina.

 

Preparación:

1. Hidratad las hojas de gelatina con agua fría durante 10 minutos y escurrirlas.
2. Calentar el agua en una olla a 50 °C. Disolver el azúcar primero y después las hojas de gelatina.
3. Enfriar el agua a 20 °C y añadir el jugo de limón. Ponerlo todo en un bol de batidora y congelarlo.
4. Cuando esté congelado, montarlo con la batidora. Una vez gane volumen, hay que mezclar la pela de limón rallada.
5. Cortar las partes de arriba de los limones y vaciarlos.
6. Llenar los limones con el hielo montado de manera que sobresalga. Acabar la presentación con una ralladura de limón por encima y colocar la tapa (la parte de arriba del limón).

*¡También se puede añadir menta!