Nuestros cocineros: Dani García, el triunfador de la Guía Michelin 2019

La noche del 21 de noviembre de 2018 fue mágica para nuestro admirado peñista, excelente cocinero y buen amigo Dani García, de 42 años. Su restaurante marbellí, con su mismo nombre, y ubicado en el lujoso Hotel Puente Romano Beach Resort & Spa, consiguió la preciada tercera estrella Michelin, que junto con Ángel León del Restaurante “Aponiente” que también consiguió la tercera estrella el año pasado, han puesto a Andalucía en lo más alto del podio español. Además, en la edición 2019 de esta guía de referencia, también se premia a dos restaurantes con su primera estrella, Lu Cocina y Alma en Jerez de la Frontera, y Bagá en Jaén, dos fantásticos ejemplos de la revolución andaluza de los últimos años.

Un reconocimiento a toda una carrera

“He llorado de alegría con mi madre, con mis hijas, mi pareja, mi equipo… Estoy muy contento. Tras 20 años de carrera, es un escalón más. Ahora a disfrutar y a reflexionar” declara el cocinero en el diario El País.

Un reconocimiento que lo catapulta en lo más alto de la élite gastronómica española por su manera de reformular la gastronomía andaluza. En 2011 ya obtuvo la segunda estrella y, en estos últimos años, solo era cuestión de tiempo que la tercera estrella hiciera acto de presencia.

Los inicios y la evolución de un sueño

Todo empezó de niño. Dani García despertó su interés  por la cocina cuando preparaba junto a su madre y su abuela, bizcocho de yogur y esponjosas magdalenas. Con el paso del tiempo consiguió situar en el año 2000 la provincia de Málaga en el mapa gastronómico nacional. Lo hizo cuando obtuvo su primera estrella Michelin en el restaurante Tragabuches (1998-2004), con solo 24 años y con una cocina llena de color, juventud e intención.

Fueron sus padres los que le inculcaron el interés por el buen gusto en la mesa, por ir al mercado a por los mejores productos, por visitar restaurantes que te ofrecen algo especial, por las comidas familiares, etc. Con todo esto, supo que quería dedicarse a eso.

Al haber nacido en Marbella, todo lo relacionado con hostelería y restauración le parecía interesante y al terminar los estudios obligatorios, se planteó hacer algo que tuviera que ver con el turismo. Se formó durante dos años en la escuela de hostelería “La Cónsula” , de la que todo el mundo hablaba muy bien.

Descubrió la alta cocina de verdad con su intensa experiencia de seis meses junto a Martín Berasategui en Lasarte-Orio (Guipúzcoa), sin duda uno de sus referentes, donde realmente se contagia del ritmo y los valores de esta disciplina que realmente lo cautiva y lo atrapa. A continuación, su etapa de evolución siguió en Tragabuches y continuó en el restaurante Calima (2005-2013), donde domina la técnica y da muestras de su extraordinario talento, con su espíritu autodidacta y lleno de inquietudes, que desborda con su cocina de sabores, contrastes y texturas, que le valen la segunda estrella Michelin.

Con esta segunda estrella, llega al Hotel Puente Romano Beach Resort & Spa, con el que consiguió hace unos días el máximo reconocimiento de la Guía Michelin, alcanzando su más grande esplendor y madurez, como lo demuestra el mejor menú de su carrera, “Arcadia”. 

Un salto definitivo adelante que a buen seguro habrán tenido en cuenta los responsables de la guía roja, donde pone de manifiesto la cocina del refinamiento, con registros acentuados que él interpreta magistralmente, con Andalucía por bandera y donde no deja de sorprender gustativamente y creativamente.

Andadura internacional y apertura de restaurantes de primer nivel

Sus innumerables viajes por todo el mundo, especialmente a Nueva York con más de 25 viajes, junto a su impecable trayectoria, talento y experiencia, fueron decisivos para consolidarse como un cocinero global, cosmopolita, si bien nunca abandonó sus raíces y siempre se ha sentido muy cerca de su gente.

La combinación de estos factores son fundamentales para proyectar futuros negocios gastronómicos.

Estamos ante un fuera de serie. Aparte de dominar la alta cocina, donde da muestras de su talento y sensibilidad, tiene la capacidad de generar y poner en marcha originales negocios gastronómicos de importantes volúmenes donde los resultados son extraordinarios. Aparte del concepto que crea, destaca por llegar a todos los públicos y con precios de todo tipo.

Son excelentes ejemplos tanto el modelo “Bibo” de Marbella y Madrid (este último con nuestros peñistas como testigos en dos ocasiones, en 2017 y 2018), así como “Lobito de Mar” en Marbella, aparte de su línea de catering que no para de crecer.

Las jornadas “A 4 Manos” y sus referentes

En su última etapa, en el Hotel Puente Romano Beach Resort & Spa pone de manifiesto sus referentes organizando durante 5 años las memorables cenas “A 4 Manos”. Con el apoyo de amigos cocineros de toda España, con la presencia e históricos tributos a Ferran Adrià (2015), Joël Robuchon (2016), Nobu Matsuhisha (2017) y Juan Mari Arzak (2018), los cuatro fundamentales en su carrera, junto a los amigos cocineros que lo acompañan cada año, entre ellos: Joan Roca, Andoni Luis Aduriz, Quique Dacosta, etc.

La persona y su cocina

Humilde, autodidacta, inquieto y con un talento especial; muy viajado y con capacidad para simplificar todos sus conocimientos en un plato; con técnica depurada y con Andalucía siempre a su vera.

Sabores, contrastes y texturas, son una constante en su cocina. Y también, podemos añadir refinamiento y excelencia, producto y brillantez, emoción.

Así es nuestro querido peñista y admirado cocinero al que felicitamos efusivamente a él y su fantástico equipo. Socio del FC Barcelona desde joven, culé de nacimiento, que ha sabido impregnar de barcelonismo también a sus dos hijas; Aurora y Laura, también socias del FC Barcelona.

El próximo 10 de diciembre brindará el XVII Taller de Cocina para nuestros peñistas en la Escuela CETT.