La cocina mexicana, patrimonio inmaterial de la humanidad

cuina mexicana

La cocina mexicana es mucho más que moles, salsas o tortillas. Es diversa, llena de color, con mucho de sabor y aromas profundos. Y no es extraño dado que hablar de ella, es hacer un viaje en el tiempo, para aprender todos los elementos culturales que la han influenciado y modelado.

Es el resultado de un choque cultural muy profundo entre la cocina precolombina, muy focalizada en verduras, hierbas, y frutas; y la llegada de los conquistadores españoles el s. XVI, que incorporaron una gran variedad de animales y cereales, como el arroz o el trigo. Aun así, no estamos hablando de una fusión completa, como la cocina nikkei que se generó en el Perú, sino más bien con una introducción de ingredientes que supuso el crecimiento exponencial de todo un potencial que faltaba despuntar.

Con todo esto, la UNESCO la ha nombrado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y muchos chefs latinoamericanos, como el peruano Gastón Acurio, se han preguntado si hay otro lugar al planeta donde la variedad de los productos locales sea tan sorprendentemente extensa.

Ingredients mexicans

Más allá del picante

La gastronomía mexicana una de las cocinas internacionales que conocemos más, pero, a la vez es una de las más estereotipadas. Para los americanos, por ejemplo, hablar de gastronomía mexicana se reduce a cadenas de comida rápida y a la cocina Tex-Mex. Y aquí en Cataluña, cuesta mucho encontrar cocina auténtica mexicana.

La gran suerte es que gracias a su antigua tradición, sus pilares son bastante fuertes para resistir las embestidas de las culturas extranjeras, que intentan simplificar los procesos y reducirla a la triada formada por el maíz, el frijol y el chili (¡se pueden encontrar más de 64 variedades diferentes!).

Una buena opción para los que se quieran introducir en la cocina mexicana sin hacer caso a los cánones preestablecidos que te dirigen obligatoriamente hacia los nachos o burritos, es probar los antojitos, los pilares de una gastronomía más informal que se pueden saborear en cualquier momento del día, de pie y en la calle, y que en Ciudad de México puedes encontrar opciones para los paladares más exigentes. Los más típicos son los tacos, los tlacoyos, las gorditas, los sopes (unos tacos más pequeños y fritos) o las magníficas quesadillas.

cuina mexicana

Uno de sus grandes exponentes a Barcelona, el restaurante Mextizo

Cuando pensamos en cocina mexicana, inevitablemente nos viene a la cabeza uno de nuestros queridos peñistas, Adrià Marín, que conoce muy bien esta tierra después de una larga estancia. Él es el artífice del restaurante Mextizo, un sueño cumplido que reúne lo mejor de lo mejor de la cocina mexicana y la cocina mediterránea. El resultante es la cocina mexditerránea, la suma de la tradicional parrilla al estilo de Guetaria, los mejores arroces y los entrantes mexicanos. Un cóctel de estilos de cocinar muy interesante que se sostiene con una magnífica fórmula: productos de proximidad de los mejores productores y con el sello de ingredientes de temporada.

Primero empieza con los entrantes mexicanos, como lo panucho de cochinita pibil, con sabores sencillos al paladar, y después se van volviendo más complejos. En este punto, los arroces son una muy buena elección, donde recomendamos el de bogavante, que merece toda clase de elogios.

Con la peña, recordamos con gran nostalgia el taller de cocina que nos ofreció Adrià Marín, así como la rumba gastronómica que celebramos en el Mextizo, con un suculento menú que el chef nos preparó para la ocasión y amenizado con la actuación del artista Toni Cayena.

restaurant mextio